Iluminación

Los 5 valores de la luz

En este artículo no se pretende enseñar una receta de cocina para llegar a una iluminación en su punto. Iluminar requiere de un gusto y un entendimiento artístico que debe ser cultivado estudiando un poco de historia del arte, viendo muchas pinturas de artistas como Vermeer, Caravaggio, Rembrandt que se valían de la representación de la luz en el espacio para contar sus historias en un solo cuadro.
Sin embargo, es conveniente conocer una lista de características de las que se parte de la naturaleza física de la luz para generar un esquema. Este modo de elaborar un planteamiento de luces es conocido como los 5 valores de la iluminación.

  • Dirección de la luz: Lo primero es establecer de dónde proviene la fuente. La luz baña la escena e ilumina parte del objeto generando sombras en en el lado opuesto. en función de la procedencia de la luz con respecto al objeto principal se establece un diagrama de iluminación
  • Distancia o valor focal: en este punto entra a consideración la ley del inverso del cuadrado de la distancia que nos indica que a medida que una fuente esté más alejada del objeto, se esparcirá la luz en una superficie mayor reduciendo la cantidad de iluminación. Esto nos ayuda a determinar el tipo de luminarias que necesitamos y la cantidad que nos ayudaría a cubrir con luz el espacio necesario.
  • Contraste de iluminación: se refiere a la diferencia de stops de diafragma que hay entre la luz clave y las zonas de sombra. Es fundamental elegir los ratios de contraste con los que se trabajarán las diferentes zonas del espacio con respecto al key light y cuánto se deberán rellenar y con qué bastará para llegar a la relación de contraste establecida
  • Tamaño angular de la luz: se refiere al tamaño de la fuente de luz lo que tiene incidencia en la calidad de la luz, el paso de zona iluminada a sombra es brusco o gradual. Mientras mayor sea el ángulo de la luz, mayor será el área que abarque y las sombras serán más suaves. Debe plantearse si la luz será dura o no y una vez hecho, establecer el material necesario, como por ejemplo, un marco con difusión, a pesar de reducir la intensidad de la luminaria, nos ayuda a aumentar el tamaño angular de una fuente de luz lo que nos permite suavizar el paso de la zona iluminada a sombra.
  • Temperatura de color: este punto debe plantearse cuando se registra imagen a color. Se refiere al tono cálido (naranja) o frío (azul) que genera una fuente de luz. Se habla de temperatura de color porque se estableció una comparación entre la luz que emite una fuente y el espectro electromagnético que emite un cuerpo negro calentado a una temperatura específica en grados Kelvin. Es muy importante tener en cuenta la temperatura de color para saber qué ambiente queremos recrear, si una escena en una linda casa del siglo XV iluminada con luz de vela o una cena romántica a la luz de la luna.

Un ejercicio interesante es analizar diferentes frames de películas basándonos en estos cinco valores, de esta manera podremos internalizarlos al momento de realizar nuestros propios trabajos.
Es importante entender que no se busca replicar con exactitud la luz tal cual es en la realidad, se trata de trabajar con las emociones y generar resultados más allá de lo que la lógica diría.
La iluminación es un elemento con componentes artísticos y técnicos, se trata de generar sensaciones que acompañen al relato utilizando herramientas basadas en conocimiento físico. Por lo tanto, es necesario estudiarlo a profundidad y practicarlo constantemente, además educar al ojo.


Por Angelo Freda
Experto en iluminación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.